MUJERES SE SUMAN CADA VEZ MÁS AL EJÉRCITO

Con el paso de los años las mujeres han ganado un papel cada vez más protagónico en el Ejército mexicano. En un principio solo se aceptaban mujeres en la Escuela Militar de Enfermeras. Con el tiempo la apertura se extendió en las Escuelas Médico Militar, de Odontología, Militar de Ingenieros, Colegio Militar, entre otros. Sin embargo, a día de hoy el número de mujeres en el Ejército continúa siendo inferior al de hombres y dicha disparidad se acentúa conforme el rango es más alto.

De acuerdo con cifras del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), existen 25 mil 405 mujeres en el Ejército, lo cual supone el 11.9 por ciento del total de integrantes del Ejército Mexicano. En comparación los varones representan el 88.1 por ciento con 188 mil 762 elementos que van desde rango de Soldado de Raso hasta el General de División, un cargo al cual no ha llegado ninguna mujer de momento.

Por si esto fuera poco, la brecha entre hombres y mujeres se acentúa conforme aumenta el rango. De acuerdo al informe de 2019 que presentó el Observatorio para la igualdad entre Mujeres y Hombres en el Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, por cada 10 soldados que hay en el Ejército ocho son varones y solamente 2 son mujeres. En el caso del rango de Teniente solo hay una mujer por cada 10 hombres. Lo mismo sucede con los rangos más altos, en donde solo cuatro mujeres ostentan el rango de General de Brigadier.

En lo referente a los hombres y mujeres en la Guardia Nacional sucede un caso similar. De acuerdo a datos obtenidos vía transparencia, el grado de Comisario lo poseen 54 personas, de las cuales 52 son varones y dos son mujeres. De los 90 Inspectores Generales que hay solamente cuatro son mujeres. En cuanto a Oficiales, la proporción entre hombres y mujeres es de 83.32 por ciento y 16.67 por ciento, respectivamente.

Caso similar ocurre con las mujeres que deciden alistarse voluntariamente en el Ejército a través del Servicio Militar Nacional (SMN), cuyo voluntariado ha presentado un desplome del 96 por ciento en cuanto a la participación que se registra año con año.

Bajo la propuesta de incentivar la paridad de derechos entre hombres y mujeres, en 1999 el Servicio Militar Nacional (SMN) prescindió de aceptar en su registro únicamente a varones y comenzó a admitir mujeres voluntarias que quisieran formar parte de las Fuerzas Armadas. En el primer año de reclutamiento, Sedena informó vía transparencia que admitió en sus filas a 18 mil 088 mujeres voluntarias.

Esta sería la cifra más alta en la historia de la Secretaría de Defensa. En los años siguientes, según información de la propia dependencia, el número de participantes caería en picada. Durante el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) se presentaron como voluntarias 71 mil 075 mujeres, siendo este el periodo con más participación.

En la llamada “Guerra contra el Narcotráfico” que comprendió la administración de Felipe Calderón (2006-2012) la cifra descendió a 13 mil 921 mujeres. Con Peña Nieto (2012-2018) fueron ocho mil 859 y, de momento, el gobierno de la 4T ostenta haber dado luz verde a mil 827 mujeres para recibir instrucción militar, descontando la suspensión del servicio por la pandemia de covid-19 de 2020.

En total, desde su apertura, el Servicio Militar ha albergado entre sus filas a 95 mil 722 mujeres, pero solo hasta el 2020 las mujeres voluntarias pudieron tramitar su cartilla militar, un documento de identificación que sirve tanto a nivel nacional como en el extranjero y que acredita a su portador el cumplimiento de sus deberes militares.

Fuentes: Milenio.

Comparte esta noticia

Facebook
Twitter
WhatsApp